Scroll to top

El Centro Nacional de Nanotecnología, un espacio para la implementación de los nuevos materiales en las empresas

Hace varios años que la nanotecnología viene explorándose en nuestro país sin que nos demos cuenta: desodorantes, pinturas que previenen los hongos, cargadores celulares con mayor duración, cubrimientos hiper-repelentes para el vestuario, marcapasos y muchos otros productos tienen dentro de sus procesos de desarrollo aplicaciones nanotecnológicas.

Sin embargo, hasta ahora no existía una institución que se ocupara de trabajar esta  tecnología, formar y conectar a los investigadores y empresarios que han explorado el sector. Gracias al trabajo mancomunado de diferentes instituciones del país, ese ya no es el caso.

Este 11 de abril se realizó el lanzamiento del Centro Nacional de Nanotecnología, a través del cual se activará la demanda especializada con estrategias de sensibilización, formación y, sobre todo, la centralización de las capacidades tecnológicas y recurso humano en temas nano que existen en la región.

Elkin Echeverri, director de Planeación y Prospectiva de Ruta N considera que el CN2 “es el punto por donde queremos que el tejido productivo de la ciudad, sin importar el tamaño, sienta que tiene un espacio para ver cómo la nanotecnología le puede aportar a su negocio. La ventana única de nanotecnología lo que dice es ‘ven, aquí podemos entregarte los servicios que requieres sin misterio, sin complicaciones, con un lenguaje sencillo, aquí puedes contratar los servicios que te habilitarán para transformar tu negocio’. Eso es muy importante porque la apropiación es la que va a hacer que Medellín sea un líder en nanotecnología”.

La intención de ser líderes en desarrollos nanotecnológicos se articula a su vez con las necesidades del sector empresarial. Enrique Posada, socio fundador y asesor de proyectos especiales de Hatch Indisa, cree que “en la nanotecnología hay un campo de trabajo enorme para la ingeniería donde nosotros tenemos que buscar opciones para generar empleo a todos los ingenieros que están saliendo de las universidades. Tenemos que ayudar a que se desarrolle la industria y todas las aplicaciones para no quedarnos en la teoría.”

La gestión y las conexiones entre investigadores, universidades y empresas constituyen uno de los focos principales del CN2 y se unen a la idea de formar tanto al público experto como al que desconoce la materia con la intención de desmitificar la nanotecnología. Yudira Zapata, gerente general de Nanotecol, señala que esta tecnología “no es costosa ni inalcanzable, solo se debe mostrar y enamorar desde los resultados, desde la eficiencia que es maravillosa. Si se pone a prueba junto a los costos, estos no son significativos, debemos de tratar de no asustar al empresario con la palabra ‘nanotecnología’ sino mostrarle todos los beneficios y eficiencia que puede obtener versus los costos reales”.

Frente a las conexiones que puede crear el CN2 entre universidades y empresas, Herbert Kuerguelen, director del programa ingeniería nanotecnología de la UPB cree que “a la nanotecnología hay que involucrarla directamente en el sector productivo en lo que tiene que ver con innovación de productos y nuevos desarrollos. Se tiene que dar esa sinergia en la que la empresa vea que a través de la nanotecnología se pueden hacer nuevos desarrollos”.

Además, Stiven López Guzmán, estudiante de último semestre de Ingeniería en Nanotecnología, muestra ilusión ante las puertas que se abren para los egresados del programa. “Mi expectativa con proyectos como el CN2 es que las industrias sepan y se den cuenta que aquí en el país se está aplicando la nanotecnología y ya hay personas que tienen conocimientos sobre la temática, y se animen a invertir y a hacer esa apuesta por la nanotecnología”, dice.

Con la apertura del Centro Nacional de Nanotecnología abrimos, entonces, nuevas posibilidades para que los investigadores y empresarios del país se vinculen entre sí y generen desarrollo económico y científico para el país. “Hoy el centro de nanotecnología es una realidad, fruto de un esfuerzo y un trabajo constante que permitirá para los años venideros proveer servicios en nanociencia y en nanotecnología para las empresas locales y de colombia” declara Alejandro Franco, director de Ruta N.

Related posts